This website uses cookies. By using the site you are agreeing to our Privacy Policy.

Historia sobre el desarrollo de la X-H1 n.º 1: armazón parte 1

“Uso profesional” suena muy atractivo, no solamente para los usuarios, sino también para el fabricante. Incluso podríamos decir que a los diseñadores de los productos les gusta pensar la mayor parte del tiempo sobre esto. ¿La razón? La mayoría de los puntos del proyecto se aprueban, incluso si parecen irracionales o inconcebibles. Debemos esforzarnos al máximo para cumplir las expectativas de los profesionales. Los desarrolladores, que son los que se encargan de las demandas irracionales o inconcebibles, se han sorprendido. Pero no se han extrañado, porque también adoran este tipo de desafíos a los que se enfrentan.

En esta serie de artículos, exploraremos el desarrollo de la X-H1 y descubriremos cómo ha evolucionado la cámara. Empecemos por la historia del armazón de la cámara.

Actualmente, cuando se anuncia un nuevo modelo, toda la atención se pone en dispositivos como los sensores y las unidades IBIS. No suele hablarse tanto del diseño del exterior y del cuerpo. Parece que todo lo que necesitamos saber es si la cámara es resistente a las condiciones climáticas.

Sin embargo, desde el punto de vista del diseñador, para que una cámara sea de uso profesional el exterior es mucho más crucial que los dispositivos. Cuando hablamos del diseño exterior también nos referimos a la construcción del cuerpo y a la estructura. Si el armazón de la cámara no es resistente y fuerte, ninguno de los nuevos dispositivos podrá integrarse en la cámara.

Examinemos la X-H1. El diseñador de producto solicitó a los desarrolladores un cuerpo más resistente para que se pudieran integrar nuevos dispositivos y se obtuviera el rendimiento esperado de la cámara. Para que el cuerpo fuera más resistente, el armazón, que está hecho de aleaciones de magnesio, tenía que reforzarse con la adición de un grosor mayor.
El armazón es un 125 % más grueso en la X-H1, lo que significa que casi se ha duplicado su volumen (1,25 x 1,25 x 1,25 = 1,95). La resistencia del armazón es casi el doble.

La portabilidad y la ligereza son el encanto de la serie X. Es un aspecto que siempre debe tenerse en cuenta, incluso al considerar un diseño exterior que sea más resistente. El diseñador examinó el armazón muy a fondo y detectó dónde se aplica más o menos tensión y dónde se necesita más o menos robustez adicional. Tras ese estudio, surgió la siguiente estructura con pilares que se unen con la parte exterior, lo que ayudó a minimizar el efecto en el tamaño del cuerpo.

El desarrollo continuó. Determinadas piezas del cuerpo de la cámara requerían mayor consideración. Por ejemplo, el cuerpo frontal es importante en términos de ergonomía y funcionalidad, pero el impacto del peso sería enorme si todo el cuerpo frontal fuera simplemente un 125 % más grueso. También se otorgó consideración adicional a la montura. En un futuro cercano estarán disponibles objetivos con un peso de más de 2 kg.

Se aplicará una carga considerable a la montura, que tiene que soportar el peso del objetivo. Los fotógrafos no paran de moverse cuando trabajan, por lo tanto, se aplica una tensión adicional además del peso del objetivo. Para soportar esa tensión, la parte de la montura debe reforzarse con pilares, como se muestra a continuación. La montura ya es gruesa por sí misma y esos pilares proporcionan más soporte.

Ya hemos cubierto la información más importante sobre el diseño exterior.
En la historia siguiente, examinaremos el interior de la cámara.


Inicio X Stories Historia sobre el desarrollo de la X-H1 n.º 1
© FUJIFILM Corporation