This website uses cookies. By using the site you are agreeing to our Privacy Policy.

10.12.2019 James Byrne

Fotografía en restaurantes con GFX 50S

James Byrne

James is a food, drink and lifestyle photographer based in Newcastle Upon Tyne, UK.

Cuando me inicié en fotografía culinaria, desconocía por completo cuánto me dedicaría tanto a restaurantes como a chefs. Me imaginaba, quizá, que podría trabajar desde un estudio con todo mi equipo en un único lugar, pero en los últimos seis años he trabajado por todo el país y, especialmente, en Londres. Como estoy establecido cerca de Newcastle, al noreste de Inglaterra, viajo muchísimo.

Al igual que suele suceder, comencé con este género con la intención de utilizar la luz solar exclusivamente, pues es la ideal para la fotografía culinaria. Pronto observé que no siempre hay grandes y bellos ventanales y, de hecho, en muchos lugares no hay luz alguna del exterior. Por ello, suelo llevar un equipo completo de iluminación conmigo en cada sesión, el cual puede resultar incómodo para viajar.

Además, durante la última década he optimizado mucho mis accesorios, de modo que aprovecho cualquier oportunidad para aligerar mis desplazamientos. El sistema FUJIFILM GFX se antoja como la solución perfecta, pues ofrece una calidad espectacular sin que la portabilidad se vea resentida.

En la mayoría de los restaurantes suelo fotografiar una combinación de platos, bebidas, retratos e interiores, por lo que comienzo buscando la mejor luz disponible y dispongo mi equipo alrededor de ese punto. Si la luz es tenue, monto mi «estudio portátil» para recrear la luz del exterior. Este se compone de una luz de estudio, un softbox o ventana de luz, un paraguas, un difusor pop-up grande, un reflector, un tablero de espuma (blanco y negro), abrazaderas y un trípode alto y de calidad. En ocasiones, logro fotografiar un restaurante que sé que cuenta con una buena cantidad de luz solar. Para estos casos, viajo con el menor peso posible y solo me llevo el kit de cámara, trípode y reflector.

Durante estos últimos meses he utilizado la GFX 50S y una selección de objetivos para fotografiar varios restaurantes en Escocia y el noreste de Inglaterra. Aquí se muestran los resultados.

Cook House es un restaurante de Newcastle upon Tyne al frente del cual se encuentra Anna Hedworth. Utiliza ingredientes locales y de temporada para elaborar unos platos sencillos y deliciosos. Este restaurante aprovecha la luz del exterior y ella hace gala de sus habilidades para crear unos platos que brillan con luz propia en Instagram. Para fotografiarlos, he utilizado el objetivo GF32-64mmF4 R LM WR.

Hjem es un elegante restaurante de Northumberland que abrió a principios de este año. El chef sueco Alex Nietosvuori elabora platos delicados y precisos, por lo que son ideales para la fotografía en primer plano. He capturado estos platos con el GF110mmF2 R LM WR y el GF120mmF4 R LM OIS WR Macro, utilizando tubos de extensión macro en ambos casos.

En Escocia, he fotografiado los restaurantes Fhior y The Kitchin, ambos sitos en Edimburgo. Capturé una selección de platos y varios retratos con los objetivos GF110mmF2 y GF63mmF2.8.

Utilizar la GFX 50S ha sido un auténtico placer. Poder utilizar una cámara adecuada para disparar tanto con la luz disponible como con luces estroboscópicas es fantástico. El alto rendimiento ISO con poca cantidad de luz es impresionante para un sensor de alta resolución tan grande. El grano es tan atractivo que no llega ni a distraer cuando el ruido comienza a aparecer.

En cuanto a manejabilidad, los controles están bien posicionados y resulta extremadamente sencillo operar con ella en lugares oscuros. Asimismo, la pantalla destaca sobremanera, por lo que puedo componer una instantánea con la cámara en un trípode alto sin tener que recurrir a un ordenador.

Muchos fotógrafos culinarios utilizan sistemas de doble cámara (una de fotograma completo para obras de estilo editorial y una de formato medio para trabajos comerciales). La GFX 50S me resulta ideal, pues es capaz de cubrir ambos tipos. Los modos integrados de simulación de película de Fujifilm en Capture One y Lightroom aceleran mucho la posproducción, por lo que conseguir el resultado deseado resulta bastante menos complejo.