This website uses cookies. By using the site you are agreeing to our Privacy Policy.

06.08.2019 Javier Abad

PRECIOUS: Javier Abad x GF50mmF3.5 R LM WR

Javier Abad

Javier Abad nace en Mieres, Asturias en 1975 Empezó a sentirse atraído por la fotografía poco antes de empezar su licenciatura de Químicas.

Durante 10 años trabajo como fotógrafo freelance para revistas nacionales del sector como Surfer Rule, Solo Snowboard o Snow Planet y en algunas otras internacionales como Skiing o Playboard. Así como para marcas como Nike ACG, Quiksilver o Nitro Snowboards.

También ganó concursos de fotografía de acción como el Malamute Challenge de Salomon Snowboards. Poco a poco empezó a compaginar los trabajos de campo con los de editor fotográfico de la revista Spotmag.  

Poco después publicaría junto a sus compañeros de foro dos libros: Cazadores de Luz: Las mejores fotografías de los grandes fotógrafos españoles” ( National Geographic/RBA 2008) prologado por Steve McCurry  y “Cazadores de Luz: Secretos y Técnicas” ( Alameda Editorial, 2010) 

En el 2011 crea f2studio fotografía de bodas y poco después consigue el segundo puesto en el premio de fotógrafo revelación BodaF Europe 2013 y también es incluido en las lista de los 180 mejores fotógrafos de boda del mundo según Delicius Presets. 

Durante los siguientes años formó parte del Top 10 de los mejores fotógrafos nacionales de boda elegidos por Unionwep.

Ha sido profesor en talleres internacionales de fotografía de bodas como el Wolves Workshop y ha dado charlas en varias ocasiones en congresos como BodaF Europe. Además sus bodas han sido publicadas en revistas y blogs a nivel mundial como Green Wedding Shoes o Junebug Weddings.

Ahora compagina su dedicación a f2studio con un nuevo proyecto de talleres de fotografía de aventura llamado Proyecto Nature.

Hans & Marianne
XT3 + 23mm – 35mm – 56mm

Voy a comenzar diciendo que este proyecto ha sido un regalo enorme: conocer a Hans y Marianne más a fondo, poder trabajar mano a mano con mi gran amigo y fotógrafo Javier Abad, documentar una historia tan bonita y por supuesto, probar la Fuji XT3, una cámara que me enamoró a primera vista.

Tengo que decir que yo siempre he sido amante de otra marca (que no voy a mencionar) y que, a pesar de la belleza del cuerpo de la XT3, tenía muchos miedos al cambio. Llevo muchos años acostumbrada a usar el mismo equipo, y acostumbrarse a grabar con un equipo totalmente nuevo suele toma su tiempo, pero esta vez me costó menos de lo que pensaba. Creo que, a pesar de ser una cámara tan diferente a la que estaba acostumbrada, se me hizo bastante fácil hacerme a ella.

Es un cuerpo sorprendentemente ligero, de una belleza indiscutible, y que además te permite cambiarlo todo a tu gusto, así que en un día ya la tenía bastante dominada. Lo segundo que me gustaría recalcar es la calidad de imagen. Es impresionante el resultado del 4k y el Full HD, estoy muy contenta con los resultados.

A mí me gustan las cosas sencillas, fáciles… también pasar desapercibida. Suelo grabar cámara en mano y no me gustan los “aparatos” porque mi manera de grabar es bastante orgánica, me gusta la libertad de movimiento y acción que tengo cuando grabo sin monopie y otros tipos de estabilizadores. Así que ese era otro aspecto que me preocupaba un poco. Estoy gratamente sorprendida de ver que puedo usarla perfectamente y seguir con mi manera habitual de trabajar. El menú es un poco difícil para mí, pero imagino que es una cuestión de tiempo, y cada día que la uso se hace más llevadero.

Tengo una sola crítica a esta cámara. Y es que el botón de Rec (grabar) debería, por temas de ergonomía y estabilización, permitirte customizarlo y poder darle a “grabar” y “cortar” con el dedo pulgar (en la parte trasera).

Aparte de este último punto, la XT3 me parece una cámara fantástica para la grabación de vídeo. Y si eres como yo, que te gusta llevar poco peso, esta cámara es perfecta.
Obviamente, echo en falta el full frame y ese desenfoque tan deseado por todos, pero la verdad es que su calidad de imagen, peso, diseño y, cómo no, “look” son suficientes razones para querer seguir conociéndola más a fondo.

La simulación de película ETERNA me tiene enamorada, y poder grabar a 4K a 50fps es… de lo mejor que me ha pasado últimamente. Honestamente, nunca pensé que esta cámara fuese a sorprenderme y gustarme tanto, pero lo ha hecho con creces.

En cuanto a las ópticas, lo primero que me sorprendió fue el tamaño y el peso de todas. Es increíble el poco espacio que ocupan en mi mochila. Me gusta mucho la nitidez y versatilidad del 23mm y muchísimo los flares del 35mm.

Desde luego probar la Xt3 ha sido maravilloso. Enhorabuena a Fujifilm por esta cámara (si, lo diré otra vez) tan hermosa y funcional a la vez.