This website uses cookies. By using the site you are agreeing to our Privacy Policy.

23.05.2019 Russell Ord

El mar en imágenes con Russell Ord

Russell Ord

From Rugby League player and Fireman to award-winning Ocean and Lifestyle photographer, Russell Ord found his passion through adventure and the discovery of the untouched/unseen wilderness.

Russell’s photos blend the environment with real-life storytelling, his work has been published in magazines and books throughout the world, was awarded the 2016 IPA International Sports Photographer Of the Year at the prestigious Lucie Awards and exhibited in Germany at Photokina 2016 and Tokyo Japan 2017 for Fujifilm.

His life and work have been the subject of the documentary “One Shot” which was broadcasted nationally by the ABC in a seven-part art series and internationally through Film festivals and Garage Entertainment. (www.oneshotdoco.com)

“Its more than just moments in time, its about the connection with people and the environment, creating content that reflects this very essence” – Russell Ord.

Tras sufrir una lesión de rodilla en 1999, el dedicado surfista Russell Ord cambió la tabla por la cámara y emprendió una carrera creando algunas de las imágenes de surf más notables del mundo. Sus galardonadas obras han sido portada de numerosas revistas dedicadas al surf y sus imágenes marítimas han cautivado a público de todos los rincones del planeta. Russell, para este proyecto, se llevó la GFX 100 de FUJIFILM hasta un escenario implacable del Océano Índico en la parte trasera de una moto de agua para capturar el majestuoso poder de la naturaleza.

Como fotógrafos, nos gusta tensar la cuerda al máximo para conseguir la imagen deseada, y la mayoría lo hacemos. Sin embargo, Russell Ord lleva esto al extremo. Se le suele ver subiendo y bajando entre algunos de los picos más peligrosos del mundo, a escasos centímetros de un surfista a toda velocidad y arriesgando su vida por conseguir ese ángulo perfecto. «Me encanta una frase de Robert Capa: ‘Si tus fotos no son suficientemente buenas es porque no te has acercado lo suficiente’», ríe Russell, cuya experiencia como surfista le ha llevado a dedicarse a la fotografía marítima.

«El surf se ha convertido en un mundo muy competitivo y masificado, por lo que encontrar esa sensación de libertad, sobre todo al nadar a solas, ha sido más un incentivo que una lucha por las olas», confiesa. «La curva de aprendizaje fue pronunciada, sobre todo al comenzar de forma autodidacta y utilizando carrete. Gracias a la suerte de poder contar con 20 años de experiencia en el mar, fui mejorando poco a poco como fotógrafo. Yo siempre digo que esa es la habilidad más complicada de aprender en la fotografía del mundo del surf», explica.

Russell quería comprobar el rendimiento de la GFX 100 en un entorno tan ajeno para una cámara de 102 megapíxeles y, para ello, solo tuvo un lugar en mente. «Me llevé la cámara al lugar donde me siento más cómodo y a donde me gusta escapar de la rutina diaria: el lejano Océano Índico», nos cuenta. «Creo que lidiar con todos los elementos del mar es un desafío mayúsculo para toda cámara. No es un lugar típico para poner a prueba una cámara como la GFX 100».

Para realizar esta sesión, utilizó dos objetivos: el GF110mmF2 R LM WR y el GF250mmF4 R LM OIS WR. Como usuario de FUJIFILM, aquello le vino a la cámara como anillo al dedo. «Coger y utilizar esta cámara, al igual que todas las cámaras FUJIFILM, fue sumamente sencillo, pues también cuenta con una estética similar», comenta. Sin embargo, a pesar de su familiaridad, la sesión presentó varios desafíos.

Cabe destacar que, ante todo, el mar es un lugar impredecible, por lo que intentar lidiar con la meteorología supuso un desafío incluso antes de que Russell se metiera en el agua. «Mi misión en esta sesión era fotografiar el mar en fechas concretas, lo cual puede parecer sencillo, pero el tiempo es sumamente caprichoso», explica Russell. «Durante la sesión, tuvimos que hacer varias llamadas sobre la marcha para conocer las mejores condiciones y los mejores emplazamientos. Finalmente, todo salió a pedir de boca gracias a la experiencia y al conocimiento del lugar».

Sin embargo, incluso cuando las condiciones son inmejorables, fotografiar las olas que rompen presenta numerosos desafíos. Russell agradeció el sellado en 95 puntos contra las inclemencias meteorológicas de la GFX 100 ante el agua del mar, las salpicaduras y el viento que lo golpeaba desde todos los lados. «Tenía que hacer todo lo posible para proteger el equipo con mi cuerpo y disparar rápidamente, metiéndola en una maleta Pelican y sacándola antes de coger las olas», recuerda.

En cuanto hubo superado estos dos grandes obstáculos, quedaba por delante el mayor desafío: colocarse en el lugar adecuado en el momento adecuado. «Esto no es como el trabajo de estudio en el que controlas el ambiente y la iluminación, aquí se trata de estar en el lugar y en el momento adecuados esperando que el entorno juegue su papel en la creación de la imagen», dice Russell, contándonos a continuación que la estabilización de imagen en el cuerpo (IBIS), el AF híbrido de detección de fase, las rápidas velocidades de procesamiento y la doble batería de la GFX 100 son fundamentales para que la cámara no resultase decepcionante.

«Usé la GFX 100 con el objetivo GF110mmF2 R LM WR y disparé desde una moto de agua mientras la pilotaba y esquivaba las imprevisibles olas. Tras esforzarme por estar ahí en el momento adecuado, e invirtiendo cinco horas en el mar por 15 minutos de oro fotográfico, la aventura acaba mereciendo la pena cuando se dan todas las circunstancias», asegura.

Ya en tierra firme, cabe destacar que Russell quedó impresionado con las imágenes obtenidas. «La calidad de imagen es alucinante, y me quedo corto», exclama. «No soy de esos fotógrafos a los que les gusta pasar horas en posproducción, pero me gusta ampliar una imagen al 100 %, examinarla al detalle y comprobar que se convertirá en una impresión artística de gran belleza y tamaño».

Esta calidad de imagen, junto a los modos de simulación de película de FUJIFILM, convierten a esta cámara en el complemento ideal para el trabajo comercial de Russell. «Ya tengo la GFX 50S y la mayoría de mis clientes que siguen usando impresiones como medio publicitario se quedan boquiabiertos ante la calidad de los archivos. Me cuesta imaginar lo sorprendidos que se quedarán cuando reciban archivos de la GFX 100», nos cuenta. «Además, a mí me gusta vivir al aire libre, no delante de una pantalla. Poder utilizar los modos de simulación de película para obtener archivos RAW/JPEG y utilizarlos con mis clientes directamente desde la cámara es una pasada».

Sobre todo, Russell nos cuenta que la calidad de esos archivos y su facilidad de uso han sido los factores de la GFX 100 más convincentes para él. «Yo no soy ningún fanático técnico. A mí me gustan las cámaras que gozan de un manejo cómodo y producen archivos de calidad. Y la GFX 100 se sale. Poder imprimir mis fotos en el mar en tamaño pared es un sueño; todos los pequeños detalles se aprecian extraordinariamente», explica.

«Cualquiera que compruebe la calidad de la imagen impresa querrá subirse a este barco».

Russell Ord es un fotógrafo-X que trabaja para FUJIFILM. Visita su sitio web para seguir disfrutando de la obra de Russell.

Obtén más información sobre la FUJIFILM GFX 100 y lee las especificaciones completas aquí